A lo largo de la vida hay muchos ámbitos y realidades que nos afectan de forma directa o indirecta. A veces no es fácil encontrar un equilibrio de vivir en conexión con el pensamiento positivo. Puede que algo nos roba paz interior de alguna manera. Cuando esto sucede resulta imposible vivir el presente, la mente se centra en una angustia futura, en un peligro que está por llegar.

Con este pequeño artículo mi idea es proporcionar algunos consejos, aunque los consejos siempre los tenemos que coger con pinzas, para alejarnos de todo aquello que nos duele. Analizar el foco del problema y poner solución desde ya, sólo así se puede conseguir recuperar la estabilidad y el bienestar.

¿Qué te duele? ¡Analiza!!!

Si nos queremos alejar de lo que nos hace daño es muy importante que primero de todo analizamos el origen de este dolor. Algunos de los principales focos que pueden ocasionar esta situación son:

Alejarnos de la persona que NO nos conviene

Cuando se trata de una relación destructiva ya sea de amor, amistad, o relación de trabajo, el paso necesario es romper los lazos con esta personal.

Siempre nos encontraremos con personas que por miedo a estar solas continúan con la compañía  de esta persona a pesar de que no sea una compañía, digamos, demasiado positiva. Hay que cambiar esta forma de pensar porque, importante, debemos aprender a amarnos y ser nuestros mejores amigos i amigas.

¿Somos nosotros mismos que nos hacemos daño?

Algunas veces puede ser algo en nosotros que sea lo que nos hace sufrir. Por ejemplo, podemos ser muy críticos con nosotros mismos, que tengamos una baja autoestima, que le damos demasiadas vueltas a todo en la cabeza … ¿Que podemos hacer? Modificar el trato que nos estamos dando y aprender a respetarnos desde ya porque somos, todo el mundo es, una persona valiosa que vale la pena.

¿Nos hacen daño en el trabajo?

El entorno laboral es un lugar donde se pueden producir muchas situaciones que ocasionan daños. Cuando estamos ante una situación de malestar constante en forma de estrés o ansiedad hay que valorar la posibilidad de un cambio de actitud.

No hay que tomar las cosas tanto en serio y hay que aprender a relativizar los conflictos con sentido del humor. Buscar apoyo emocional en otros amigos y compañeros de trabajo puede ser de gran ayuda. Hay que pedir ayuda cuando sea necesario.

El dolor en el ámbito familiar

A veces, de las situaciones que nos hacen daño no nos podemos distanciar, porque tampoco queremos hacerlo. Por ejemplo, cuando sufrimos por la enfermedad de un familiar. En este caso, lo único que podemos hacer es llevar la situación de la mejor manera posible.

¿Cómo alejarnos de la persona que nos hace daño?

Para poder alejarnos de la persona que nos hace daño es muy importante que, primero, analizamos el foco de nuestro problema. Si hay alguien en nuestro entorno que nos está hiriendo, es necesario alejarnos des del momento que lo detectamos.

Todos sabemos de la existencia de personas tóxicas o también de relaciones tóxicas que se deben reconducir lo antes posible o acabar con ellas. Este tipo de relación no sólo produce destrucción sino sufrimiento y una falta de respeto.

¿Qué hacer frente a una persona que nos hace daño y quieres volver a tener las riendas de tu vida:

Alejarse físicamente:

Alejarse físicamente es uno de los primeros pasos a realizar. No quedar con esa persona, evitar ir a los lugares donde puede estar y eliminarla de nuestra vida de manera progresiva. Es importante comenzar a desacostumbrarnos de la presencia de esta persona en nuestra vida y así nos podemos alejar de manera más fácil de ella.

Eliminar cualquier contacto

También hay que romper el contacto virtual que se pueda tener con esa persona. Tanto en redes sociales como con el móvil. Es muy importante que al menos en un inicio evitar todo contacto directo con esa persona.

Pasar el duelo

A veces intentamos superar situaciones de manera superficial poniendo una venda en los ojos y haciendo ver que no pasa nada. Pero sí que pasa y mucho. Hay que asumir y hacer frente para superar la situación. Es normal que sea una situación no querida y que podamos estar tristes o con baja energía. Este sentimiento lo podemos sentir, pero no es necesario que nos quedemos todo el tiempo con esta sensación, con este sentimiento, hay que avanzar.

Pasar página

Para poder alejarnos de lo que nos duele es importante que aprendamos a pasar página. Es decir, es normal que a lo largo de las primeras semanas estemos pendientes de esta personal. Con el tiempo, hay que empezar a controlar los pensamientos y desviarla de nuestra mente. Pensar en nosotros y en tu vida, en tu futuro y en lo que quieres. Centrar toda la energía en uno mismo y poco a poco que la intensidad de esta persona se vaya apagando de tu vida.

Rodearte de gente que te quiera

Y, por último, recordar que no somos invencibles y que nos tenemos que rodear de personas que nos quieran y nos aconsejen es lo mejor que podemos hacer. Es bueno que podamos hablar, desahogarnos, pedir consejo, aprender a desconectar, reír y divertirnos. Cuenta con ellos ya que están para lo bueno y para las situaciones no tan buenas.

 

Nuria Mateo · Psicóloga