A todos nos ha pasado que nos hemos dado cuenta demasiado tarde de que algún amigo no era lo que decía y parecía. Romper con este tipo de relaciones es muy doloroso. Por eso, he pensado que puede ser una buena idea tener claros unos puntos para poder reconocer a los amigos falsos antes de que puedan herirte.

Los verdaderos amigos son difíciles de conseguir y más difícil resulta mantenerlos, pero los amigos falsos y las personas falsas parecen estar en cada esquina, listos para aprovecharse de ti en los momentos complicados. Si alguna vez has tenido una amistad falsa en tu vida, sabes de lo que estamos hablando aquí.

En cambio, los verdaderos amigos hacen que el viaje de la vida sea más llevadero. Mientras estos demuestran su lealtad y los falsos amigos te quitan la energía, sin importar cuánto tiempo hayan estado en tu círculo social.

Es importante poder distinguir entre las amistades tóxicas (lo mismo ocurre con las relaciones tóxicas) y los malos amigos.

Hay que trazar una línea sobre que es un comportamiento aceptable y eliminar de tu lista a aquella persona que la cruce.

Pero,…¿Cómo detectar a los amigos falsos?

No es fácil detectar un falso amigo, sobre todo si han estado cerca de ti durante mucho tiempo, y eso es solo porque sigues diciéndote a ti mismo que no es el caso. Así que lo ignoras y sigues alimentándote con mentiras.

Las personas tóxicas nunca te mostrarán sus verdaderos colores hasta que ya no te puedan seguir usando, o bien dejes de servirles, entonces verás la peor cara. Y aunque es difícil cortar los lazos con las personas que amas como familia, es necesario para tu propia felicidad. 

Dale un ojo a estas 11 señales claras de una falsa amistad y pon en la balanza a quienes te rodean.

  1. Los amigos falsos nunca preguntan cómo estás

Párate y piensa un piensa un momento. Cuántas veces una persona a la que considerabas un verdadero amigo te hizo esta sencilla pregunta: “¿Cómo estás?” y realmente lo decía en serio. ¿Cuántas veces esa persona ha hablado a propósito sobre ti y tus problemas y no sobre ellos y sus propios problemas?

Los amigos falsos su tema de conversación favorito son ellos mismos. Cualquier conversación siempre será en torno a ellos. Fingirán que les importa lo que tienes que decir, solo para encontrar alguna oportunidad de interrumpirte y empezar a hablar sobre sus propias cosas otra vez.

Un buen amigo escucha y ofrece su apoyo, mientras que las personas falsas solo escuchan para poder seguir adelante.

 

  1. Los amigos falsos nunca reconocen sus errores

Un amigo de verdad se disculpará cuando te haga sentir como una basura y tendrá cuidado de no repetirlo Un farsante nunca pedirá disculpas, incluso seguirá haciéndote sentir todo lo mal que pueda y cuando trates de confrontarlo por eso, te hará parecer demente.

Siempre serás tú el que exagere, se haga la víctima o sea irrazonable, mientras que ellos serán (discursivamente) siempre el mejor amigo. Esto indica una bandera roja en toda regla. Un verdadero amigo te hace sentir amado, escuchado, apoyado e incluido. Si no sientes ninguna de esas cosas, sabes que estás cerca de una persona que te da por sentado. Y ya como guinda del pastel es su capacidad para siempre poner todo en tu contra.

 

  1. Los amigos falsos te juzgan a ti y a tus decisiones de vida.

Un amigo te apoya en todos tus esfuerzos y nunca se atreve a juzgarte por tomar tus propias decisiones. Nos ofrecen su opinión cuando se les pide, pero si no, lo respetan y nunca nos juzgan porque saben que no tienen derecho a hacerlo.

Los amigos falsos juzgan en secreto todo lo que haces. Tienen opiniones sobre ti, tu vida, tus elecciones, y constantemente ofrecen opiniones injustificadas. Se muestran como cariñosos escondiendo sus verdaderas intenciones, cuando en realidad viven a través de ti dándose el derecho de actuar como guardianes de tu vida. Las personas falsas nunca te apoyarán, pero siempre sabrán qué es lo mejor para ti.

 

  1. Los amigos falsos te hacen sentir inútil

Un amigo es alguien a quien dejas entrar en tu vida de manera voluntaria y eliges pasar tiempo con él. Entonces, ¿por qué elegirías tener cualquier tipo de relación con alguien que te menosprecia constantemente?

Un amigo falso te hace pensar que no eres lo suficientemente bueno. Te menosprecian cuando les da la gana y te hacen pensar que necesitas cambiar.

 

  1. Los amigos falsos no respetan tus limitaciones

No tienen ningún problema en traspasar tus límites y pedirte que hagas cosas que están más allá de tus posibilidades. Ellos piden mucho pero no dan nada o casi nada a cambio.

Los verdaderos amigos saben cuáles son tus límites tanto físicos, de tiempo, económicos, incluso los morales. Saben cuándo simplemente están pidiendo demasiado. Nunca te pondrían en una situación difícil, sabiendo lo injusto que sería. Los falsos amigos no considerarán tus limitaciones y esperarán que hagas lo que les plazca, sin siquiera considerar lo que te están pidiendo.

Exigir respecto, un límite que tienes que empezar a poner

 

  1. Los amigos falsos no pueden aceptar un “no” por respuesta

A veces, solo necesitas poner el pie en el suelo y decir “no”. Sin explicaciones y sin justificarte.

Tienes todo el derecho a negarte a hacer algo y si alguien tiene un problema con eso, no es bueno para ti en primer lugar.

Los amigos falsos tienen el problema de sentirse rechazados en cualquier aspecto. Parece que piensan que tienen derecho a todo, así que cuando su burbuja estalla, hacen un ataque.

Si no cumples con sus ideas de pasar un buen rato, te acusan de ser un mal amigo. Los amigos falsos pueden convertir la conversación más simple en un campo de batalla si no se salen con la suya.

 

  1. Los amigos falsos nunca están realmente felices por tu éxito.

Un verdadero amigo cuando compartas tus buenas noticias se pondrán felices como si este acontecimiento les sucediera a ellos mismos. Esos son verdaderos amigos en la vida. Personas que se alegran y se emocionan cuando te suceden cosas buenas.

Pero no sucede lo mismo con los falsos amigos, es un juego completamente diferente. Los amigos falsos harán todo lo posible para fingir ser felices por ti, mientras mueren de celos y resentimiento en el interior.  

Los buenos amigos te aman y, son felices cuando tienes éxito en cualquier área de la vida. Tu felicidad significa que ellos también son felices porque quieren lo mejor para ti.

Observa las reacciones de las personas al escuchar tus buenas noticias y confía en lo que ves. El instinto siempre sabe que pasa.

 

  1. Los amigos falsos nunca te defienden

 

Una amistad falsa sabes que nunca te defenderán en tu ausencia. La verdadera amistad significa tener la espalda de tu amigo en las buenas y en las malas. ¿Cuántos amigos de tu círculo social realmente puedes decir que te defenderán y lucharán por tu honor? Estos son tus verdaderos amigos.

La amistad tiene que ver con la lealtad y el respeto. Solo una mala persona se unirá a la multitud y manchará tu nombre cuando no estés cerca.

Pero se necesita coraje para ser el que hable cuando no es fácil y cuando significa ir en contra de todos los demás en la sala. Ese es el amigo más verdadero que jamás tendrás en la vida.

 

  1. Los amigos falsos nunca están ahí durante los tiempos difíciles

Los falsos amigos siempre tienen un lugar donde estar o algo importante que hacer cuando necesitas su ayuda. Cuando no se trata de ellos, cuando no tienen nada que ganar, desaparecerán más rápido de lo que puedes decir falso amigo.

La voluntad de ofrecer ayuda desinteresada durante tiempos difíciles es uno de los actos más nobles ​​que puede ofrecer una persona. Aprecia a aquellos que se toman el tiempo para estar allí.

La diferencia más distinguible entre un amigo real y un farsante es que los reales están ahí sin preguntas. Los farsantes desaparecerán cuando los necesites sin ningún tipo de culpa.

 

  1. Los amigos falsos cambian su personalidad dependiendo de con quién estén

Conocer o descubrir un farsante es sencillo. Tienen personalidades diferentes en función del tipo de persona con la que estén. Y eso se debe a que necesitan cosas diferentes de diferentes personas, motivo por el que necesitan ser percibidos de una manera que les permita obtener lo que necesitan de cada amigo. Así puedes encontrar diferentes matices de personalidad de ese amigo y quedar desconcertado por la fachada falsa que se pusieron para obtener lo que quieren.

 

  1. No se puede confiar en los amigos falsos

No se puede confiar mucho en los amigos falsos. ¿Conoces a esas personas a las que puede decirles cualquier cosa y sabrá que se lo llevan a la tumba? Esto no sucede con los amigos falsos porque esparcirán lo que les dijiste como si fuera su trabajo. Y si no te son leales, ¿qué sentido tiene mantenerlos cerca? Piensa con quién podrías compartir noticias inquietantes en este momento, sabiendo que nunca las compartiría (en persona o en las redes sociales). ¿A quién confiarías tu vida? Al final del día, de eso se trata.