Anorexia y bulimia

/Anorexia y bulimia
Anorexia y bulimia2018-07-18T17:06:12+00:00

Entre los trastornos alimentarios los más conocidos son la anorexia y la bulimia nerviosa. Como principal característica en este tipo de trastornos destaca fundamentalmente los cambios en los hábitos alimentarios.

Anorexia

Anorexia_Bulimia_Nuria_Mateo_Psicologa_BarcelonaLas personas que padecen anorexia sienten un gran miedo a ganar peso. Manifiestan una alteración de la realidad referente al tamaño y forma de su cuerpo, percibiéndolo más obeso de cómo es en realidad. Las personas con este tipo de trastorno, en la mayoría de casos, presentan un peso muy por debajo de lo normal para su estatura y su edad. Este peso lo consiguen por medio de la disminución progresiva de la ingesta de alimentos. Por lo general suele empezar eliminando ciertos alimentos que se considera que tienen un elevado valor calórico, y posteriormente se van a añadiendo a esta lista prohibida mucho otros alimentos, hasta que la dieta queda restringida a unos pocos. Es habitual que utilicen sistemas para perder peso como por ejemplo la provocación del vómito, el ejercicio físico excesivo, el uso de laxantes y diuréticos, etc.

Es una enfermedad difícil de detectar en sus primeras fases. Síntomas que nos pueden alertar de su existencia son:

  • Ir al baño justo después de cada comida
  • Trocear la comida en trozos muy pequeños y moverla por el plato
  • Peso por debajo de lo normal
  • Presencia de amenorrea
  • Realización de mucho ejercicio físico

A pesar de no saber sus causas la anorexia se relaciona con personas de personalidad perfeccionista y autoexigentes, o por el hecho de estar en entornos donde se le da una gran importancia al físico, o también puede surgir como consecuencia de un cambio importante en la vida. Un 10% de las personas que padecen anorexia acaban muriendo como consecuencia de este trastorno o bien de manera indirecta.

La bulimia nerviosa

La bulimia nerviosa  consiste en atracones de comida sin ningún tipo de control los cuales van seguidos de un alto sentimiento de culpa que les lleva a intentar compensarlos para no subir de peso. Estos métodos suelen ser la provocación del vómito, uso de diuréticos y enemas, laxantes, ayunar o realizar un alto volumen de ejercicio físico. Las personas que padecen bulímia, por lo general, presentan un peso normal o superior a la normalidad.