Aprende de los errores

//Aprende de los errores

Aprende de los errores

“El único hombre que no se equivoca es el que no hace nada”

 Goethe

Siempre se puede aprender de los errores cometidos en el pasado. Lo que se hizo no lo podemos cambiar por mucho que queramos.

Podemos equivocarnos en el día a día, por ejemplo, en el trabajo, trabajando bajo presión y con jornadas de trabajo muy largas…. O también en casa, con los amigos o con la pareja. Todos cometemos errores, cierto, pero no los tenemos que dejar de lado. Nadie quiere equivocarse. Ante esta situación, o bien la podemos ignorar o bien aprender de ellas.

Si los errores cometidos lo son por haber hecho daño a otra persona, lo que se debe hacer es ofrecer disculpas para poder volver a recuperar su confianza. Si no lo hacemos, ya sea por vergüenza o porque no tenemos voluntad de hacerlo, la persona ofendida puede optar por prescindir de nosotros o castigarnos. Las disculpas las pediremos siempre en persona –¿no sirve el Wattsapp!- en la medida de lo posible, lo mejor es el cara a cara.

En ocasiones tenemos miedo de cometer errores y es este miedo el que nos puede llevar a no hacer nada la mayor parte de nuestra vida. Cometer errores es y ha de ser una parte de la vida, los tenemos que cometer para poder avanzar. Si no nos damos permiso para cometerlos y reconocer que los hemos cometido no nos damos oportunidad de aprender.

Muchas veces intentamos justificar nuestros errores –cosas del ego…-. El mejor decir la verdad, que hemos sido nosotros los que hemos cometido el error. Si decimos “no he sido yo” o culpamos a un tercero, típico de los niños pequeños, lo que estamos haciendo es la negación de la posible responsabilidad que tenemos. Nos justificamos. Es una manera de reconocer que hemos hecho alguna cosa mal.

Esta manera de actuar, aunque en un primer momento suponga una liberación, nos puede ocasionar ansiedad si nos volvemos a encontrar en una situación igual o parecida. Será así porque no hemos puesto medios para solucionar las carencias que podamos tener, además de ser una actitud de obstáculo a nuestro autoconocimiento. Si no aceptamos los errores también nos negamos la posibilidad de reconocer los aciertos dejando de lado nuestras capacidades más destacadas y dejar de potenciarlas.

Otra manera de actuar es cuando no vemos ningún error. Por más que tengas la evidencia delante no la ves y por tanto, no reconoces el error, ni culpa alguna. Sencillamente no la vemos. Actuar así no nos beneficia i lo que queremos es continuar con nuestro autoconocimiento. Una cosa que pretendemos que no ha existido no nos puede enseñar.

Aprender de los errores nos hace admitir que hemos errado y aceptarlo y verbalizarlo con frases como; “la responsabilidad es mía”, nos ajudan a interiorizar el error cometido y corregir y reparar el daño que hubiéramos podido ocasionar. Pero, por otro lado, no podemos obviar que hay personas que están dispuestas a asumir más responsabilidad de la que tienen. Que se imponen castigos por errores o hechos que poco o nada tienen que ver con ellas, y que se autoimponen esta responsabilidad. También hay que ser conscientes y abordar esta posible tendencia a cargar con las culpas de los otros.

Equivocarse es humano, pero aprender de los errores cometidos, en lugar de negarlos es una gran oportunidad para mejorar y conocerse mejor. Ante una oportunidad como esta no la neguemos, es mejor aprovecharse. Nos permitirá descubrir áreas de oportunidad que seguro ignorábamos hasta ese momento. Reflexionar sobre los errores cometidos nos permitirá finalmente revelar aquellos aspectos a mejorar. Lo cierto es que no podemos dejar de ser quienes somos pero siempre podemos aprender a actuar de manera diferente.

“Me gustan mis errores, no quiero renunciar a la deliciosa libertad de equivocarme”

Charles Chaplin

 

Núria Mateo Martínez

Psicóloga

Colegiada número 23.766

Por |2019-02-22T21:34:55+00:00febrero 18th, 2019|Psicología|Sin comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.