La Envidia

//La Envidia

La Envidia

La envidia es un sentimiento experimentado por las personas que produce dolor al no poder poseer lo que otra persona tiene, ya sea un bien material, una característica física, una cualidad o cualquier otra cosa.

nuria_mateo_psicologa_barcelona_envidia_1En algún momento todos hemos oído el término “envidia sana”. La envidia es celos, resentimiento, rabia o disgusto. Por lo que por definición la palabra “sana” no encaja en la expresión, es decir, no existe. La envidia a secas puede ser: intensa, leve, consciente, inconsciente pero siempre será un sentimiento doloroso, un sentimiento de frustración.

La persona envidiosa es una persona insatisfecha e insegura, aunque no lo sepa. Siente odio, tirria, resentimiento hacia las personas con: belleza, dinero, éxito, poder, amor, felicidad… Algo que también busca o desea pero que no puede conseguir. En lugar de aceptar sus carencias desean destruir a toda costa a las personas que le evocan sus déficits.

La persona envidiosa no deja de tener su punto narcisista puesto que siempre está dispuesta a destacar. Desea destacar y ser el centro de atención ante cualquier circunstancia. Este es el motivo que muchas personas se sientan amenazadas cuando conocen los éxitos de los demás, porque como ya hemos dicho anteriormente, son personas inseguras. Además, son personas que viven en su inmadurez infantil y están condicionadas por el sufrimiento subordinando su felicidad y toda su vida a esa inmadurez.

Como manifestación de la envidia tenemos: la crítica; la murmuración; el rechazo; las agresiones, ya sean físicas o verbales; la represión; la difamación; la venganza… Forma parte de trastornos psicológicos como ansiedad, depresión,… Interviene en muchos conflictos ya sean personales, familiares,…

Una persona envidiosa nunca estará satisfecha y además se cansará mucho con esta situación puesto que dedica toda su energía en el deseo de lo ajeno. Por eso es importante: madurar nuestra personalidad; analizar el origen de este sentimiento; reconocer que uno tiene envidia; no compararse con nadie; valorar lo que tienes y establecer tus propias metas y objetivos. En definitiva, puede ser una manera de hacerse responsable del sentimiento para evitarlo. El alejarse de personas envidiosas puede ser un buen sistema para no sentirse mal y para evitar contagiarse de ese sentimiento.

nuria_mateo_psicologa_barcelona_envidia_2

Por |2018-07-18T17:06:48+00:00octubre 5th, 2016|Psicología|2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Carme 6 octubre, 2016 en 7:38 pm - Responder

    ¡Bonita reflexión!
    Me gusta que aclares el termino de la envidia “sana” que no existe y des todos los demás nombres a la situación.
    A veces tengo la sensación que hay personas que no son conscientes de que tienen envidia.
    Bueno, es mi opinión y no hay porqué estar de acuerdo.

    Gracias Núria.
    Un abrazo

    • Núria Mateo 6 octubre, 2016 en 8:08 pm - Responder

      Muchas gracias Carme

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.